1/5/18

Mejores libros del 2017


Shame on me por estar subiendo un top del 2017 en mayo, pero muchas cosas pasaron el año pasado y esta entrada para mí es como un nuevo comienzo. Después del oscurantismo, que es como llamé al 2017 que fue mi peor año en lo que llevo de mi vida lectora, pues aquí estoy otra vez, buscando adaptarme de nuevo e intentando cogerle el gusto al cien a las historias, al conocimiento, a los libros, y obviamente al blog, que es algo muy bonito en mi vida y qué sé que no puedo dejar morir. Y ahora sí, estos fueron los cinco mejores libros que leí el año pasado.

  

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes, Elena Favilli y Francesca Cavallo: este era el conjunto de historias sobre mujeres valientes y grandes que el mundo necesitaba. Es un libro necesario para darle visibilidad a cada una de ellas y motivar a muchas pequeñitas y grandes también a escribir su propia historia en el mundo, además cuenta con ilustraciones preciosas, entonces es de obligación leerlo, eso sí, con la tarea de profundizar más en los personajes porque en el libro se da una historia muy introductoria sobre cada una de ellas.

Juego de tronos (Canción de hielo y fuego #1), George R.R. Martin: el haber visto primero la serie obviamente opacó un poquito mi experiencia en la lectura pero eso no quita el poder apreciar la calidad con la que cuenta este libro. George R.R. Martin es un genio y ya quisiera yo un cerebro como el de él para crear semejante universo.

Todos deberíamos ser feministas, Chimamanda Ngozi Adichie: esto marcó un antes y un después en mi vida. Me parece que en medio de tanta confusión en torno al término del feminismo, leer esto es sumamente necesario para aprender su verdadero significado, su verdadera lucha. Chimamanda nos da una gran lección sobre el vivir sin esas expectativas de género que nos han afectado a todos. Lo recomiendo mil.

 

De ratones y hombres, John Steinbeck: este libro es una joya de la literatura norteamericana. Es una novela muy corta que se lee de un tirón y aun así cuenta con una historia cruda y fuerte, que suscita todas las emociones del mundo. Ambientada en California en la época de la Depresión, cuenta con dos personajes que no se olvidan nunca.  

Seda, Alessandro Baricco: y finalmente el mejor libro del 2017. No puedo ni decirles de qué va porque no sabría explicarlo con exactitud, pero es precioso, melancólico, sutil, pasional… Nunca había leído algo como esto y fue una experiencia inolvidable. Solo este libro hizo que mi 2017 en torno a las lecturas valiera la pena.

4/10/17

La guerra no tiene rostro de mujer, Svetlana Aleksiévich

Créditos de la imagen: tintaguerrerensedotcom.wordpress.com

Desde que era pequeña me ha interesado la historia y los sucesos que han ocurrido en el pasado. Particularmente las guerras han despertado mucha curiosidad en mí a pesar de no comprender la inhumanidad de los hechos que ocurren en ellas, por eso siempre me sorprendía de la brutalidad de la guerra, de cómo solo la conformaban héroes y villanos, personajes blancos o negros sin explorar el más allá de los datos y de los sucesos lineales de la historia como tal, veía la guerra como cosa de hombres porque esa fue la imagen con la que crecí.

Por eso, toparme con este libro fue salir de la caverna, ya que Svetlana nos muestra el otro lado del cuento, dentro de los mismos hechos históricos. Pero no nos narra esa historia de los vencedores, de los héroes, de los hombres orgullosos de su guerra. Ella aquí, cuenta las historias de esas mujeres que fueron francotiradoras, sargentos, zapadoras, médicos, soldados de infantería, cocineras, mecánicas, que condujeron tanques y también mataron personas, que al igual que los hombres querían sacar de su patria a un enemigo que había llegado a destruir todo lo que era sagrado para ellas, pero todo esto las golpeó desde su humanidad, desde sus miedos frente a la vida y la muerte, mientras afrontaban y cuestionaban esa línea entre lo humano e inhumano.
"Todos somos prisioneros de las percepciones y sensaciones «masculinas». De las palabras «masculinas». Las mujeres mientras tanto guardan silencio (...). Y si de pronto se ponen a recordar, no relatan la guerra «femenina», sino la «masculina». Se adaptan al canon".
Siempre solía pensar en la guerra como algo que los hombres hacen, porque, ¿cómo no?, desde pequeños los niños juegan con soldados y armas de juguete y siempre supuse que algunos  de ellos simplemente volvían reales sus juegos de niñez, pero no sabía del nivel partícipe de las mujeres en las diferentes guerras a lo largo de la historia. No conocía sus relatos, sus sentires. Mientras los hombres son los protagonistas de estas, las mujeres permanecen en el fondo, en silencio. ¿Qué sentían al ir al frente?, ¿qué pensaban cuándo mataban al enemigo?

Y más allá de una objetividad que por ahora no me interesa y una historia que fue vetada tal vez por muchos historiadores por ser relatos considerados como banales, este libro se centra en los pequeños detalles que permiten recrear los sucesos desde otro punto de vista, este libro va sobre los sentimientos, los colores y los olores, habla de esa guerra de las mujeres en un tejido de experiencias desde lo humano y desde lo que llevamos adentro.
"En el centro siempre está la insufrible idea de la muerte, nadie quiere morir. Y aún más insoportable es tener que matar, porque la mujer da la vida. La regala. La lleva dentro durante un largo tiempo, la cuida. He comprendido que para una mujer matar es mucho más difícil."
Esas historias sobre cómo fue tener que usar zapatos de tallas grandes que causaban sangre y ampollas, sobre esos uniformes que no venían con sujetadores, cómo era el ser acosada sexualmente, el cómo era estar embarazada y aun así luchar en batallas, cómo era el ser tratada como un ser inferior solo por ser una mujer en la guerra, el tener que ahogar a su propio hijo bebé para que los gritos del niño no revelaran a sus enemigos la ubicación de su tropa.

Es un libro que para mí fue bello a pesar de lo doloroso y difícil, gracias a este libro pude conocer esa perspectiva de la humanidad durante la guerra y después de esta, una guerra que en esta ocasión es menos película y más sentida, vergonzosa, difícil. Las emociones a flor de piel y los sentimientos de cada mujer rusa cuando luchaban. Incluso en ocasiones las pude sentir, entre líneas, sus angustias, sus dolores, sus miedos.

No sé si en este punto nosotros manejamos el patriotismo que empujaba a estas mujeres a actuar y a ir al frente y de impulsar ese deseo de salvar lo que conoce y ama. Yo personalmente no sé qué decisión tomaría en una situación como esas. Yo no conozco dicha valentía. Pero sí puedo hablar y entender lo más simple, el ser mujer. El cómo se puede transformar el alma de una mujer al presenciar atrocidades, el cómo se vive el dolor ante el sufrimiento del otro. Entiendo su valentía y su osadía y esas ganas insaciables de defender lo que aman. De extrañar a su familia, de intentar sentir odio por sus enemigos pero no ser capaz de no actuar ni de no ayudar a un alemán si ven a uno herido o hambriento, de titubear antes de matar a alguien porque aunque sea el enemigo, sigue siendo una persona. Eso sí lo puedo entender.

El que después de la guerra hayan tenido que volver a intentar reconstruir sus vidas, volver a la cotidianidad a pretender que nada las cambió, el casarse, el tener hijos, cada una intentando curarse interiormente a su manera, el tener que seguir adelante a pesar de esas experiencias que acabaron de vivir, eso me hace creer aún más en la fortaleza que como mujeres tenemos y que a lo largo de la historia muchos han tratado de apaciguar.
"La guerra femenina tiene sus colores, sus olores, su iluminación y su espacio. Tiene sus propias palabras. En esta guerra no hay héroes ni hazañas increíbles, tan solo hay seres humanos involucrados en una tarea inhumana. En esta guerra no solo sufren las personas, sino la tierra, los pájaros, los árboles. Todos los que habitan este planeta junto a nosotros. Y sufren en silencio, lo cual es aún más terrible".

4/9/17

Todos deberíamos ser feministas, Chimamanda Ngozi Adichie

Créditos de la imagen: https://pousta.com/chimamanda-ngozi-adichie-todos-deberiamos-feministas/

SINOPSIS: Adaptado de su magníica TEDx Talk del 2013, en tan solo 72 páginas Adichie nos ofrece una visión única sobre uno de los temas más controvertidos de nuestro tiempo: ¿qué signiica la palabra «feminismo» hoy en día? con un estilo claro, sencillo y directo basado en experiencias personales, Adichie deiende que el feminismo es una cuestión que nos atañe a todos, y que para poder acabar con el problema de la discriminación de género es necesario que la sociedad cambie su visión acerca de lo que signiica ser feminista, y un primer paso para ello es la educación de los hijos, tanto de los hombres como de las mujeres.

RECOMENDACIÓN

"He decidido no volver a avergonzarme de mi feminidad. Y quiero que me respeten siendo tan femenina como soy. Porque lo merezco. Me gusta la política y la historia, y más feliz soy es cuando estoy teniendo una buena discusión intelectual. Soy femenina. Felizmente femenina."
Me puse una tarea personal de leer más ensayos y libros en torno al feminismo, ya que es un tema que se está tratando mucho actualmente y junto a esto se está generando también una pésima y errónea concepción del término, donde muchos creen que el “feminismo” es el equivalente inverso del machismo, y please, no.

Esto más que una reseña, es una recomendación corta literaria que hago, porque me parece que es sumamente necesario este corto y breve ensayo para todos, para entender qué es lo que realmente significa el feminismo, que lo único que demanda son ideas sobre equidad de género y el reconocimiento de que tanto las mujeres como los hombres, tenemos las mismas capacidades intelectuales y los mismos derechos dentro de una sociedad.
“Me gustaría pedir que empecemos a soñar con un plan para un mundo distinto. Un mundo más justo. Un mundo de hombres y mujeres más felices y más honestos consigo mismos”
Chimamanda Ngozi es una escritora y novelista feminista nigeriana que recitó este ensayo en una conferencia por lo que está tanto escrito como en vídeo y les dejaré las dos opciones ya sea para que lo vean o lo lean. ¡Vale mucho la pena!, trata el tema desde sus anécdotas personales, desde sus percepciones, con humor espectacular y deja un mensaje claro, esta mujer es extraordinaria y quedé con muchas ganas de leer alguna novela suya. En conclusión, es algo que hay que leer.
"El problema del género es que prescribe cómo tenemos que ser, en vez de reconocer cómo somos realmente. Imagínense lo felices que seríamos, lo libres que seríamos siendo quienes somos en realidad, sin sufrir la carga de las expectativas de género."
No voy a profundizar mucho en el tema aquí, ya que tengo planeada una entrada dedicada al feminismo desde la literatura en general, y en ella voy a explotar mucho el contenido de este ensayo porque es maravilloso. Les dejaré el link del ensayo escrito y el vídeo de Chimamanda en la conferencia que consta de solo 30 minutos, por si les interesa que escojan entre cualquiera de los dos formatos. Ojalá lo disfruten.